Vektor: cuando la magia está en el mérito

El perdido paraíso, de alegría desbordaba. Porque al cielo azul celeste, el topacio iluminaba. Siete islas hermanadas custodiaban el gran reino hasta que un malvado hechicero, de repente apareció. Tan grande fue su ira, que cien conjuros desplegó. Entonces la noche intempestiva, del día se adueñó y así la pequeña aldea, bajo las sombras quedó.

¿Podemos ayudar?  ¡Sí! ¿De qué manera? Con el poder del conocimiento. La aventura interactiva nos plantea una variedad de rompecabezas lógicos. Si los resolvemos, hallaremos la llave hacia el siguiente nivel. Los saberes de nuestro avatar amalgaman memoria, concentración y destreza. Tan perfecta es su alquimia que aborda incluso trastornos relacionados con discalculia, una dificultad para realizar operaciones numéricas.

El recurso forma parte de un proyecto impulsado por Cognition Matters. La organización no gubernamental indaga en el campo de la neurociencia y en particular, estudia el déficit de atención (ADHD). En la actualidad, el equipo suizo aúna esfuerzos para integrar las investigaciones científicas al desarrollo de juegos didácticos. Ideas ambiciosas, pero ciertamente posibles.

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *