Notas de voz en apenas un click

“María tenía un corderito. Su lana era blanca como la nieve. Y a cada lugar que iba, el corderito la seguía”. El poema infantil data de 1830. Tan pegadizas eran las rimas que, al año siguiente, le añadieron música. Casi medio siglo después Edison inmortalizaría a la niña y a su fiel compañero. Las palabras del inventor resonaron en el flamante gramófono. Corría 1877.

Desde entonces, la tecnología evolucionó a un ritmo vertiginoso. Los surcos del vinilo abrieron el paso a las cintas magnéticas y éstas, a los discos ópticos. Finalmente, los algoritmos hicieron el resto, comprimiendo horas de grabación en la yema de un pulgar.

Chrome redobla la apuesta y ofrece una herramienta perfecta. La extensión nos recuerda al grabador de un periodista. Pequeño, compacto y práctico. Bajo este concepto, la interface decide prescindir de los adornos. Un botón iniciará la grabación, otro reproducirá y el tercero, descargará nuestro registro en formato mp3. Sencillo, minimalista, pero sumamente eficaz, ¿no les parece?

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *