Metales, gases y tierras raras: divide y vencerás

Desde sus bases empíricas, la Ciencia continúa reinventándose a sí misma. Es un proceso cíclico que indaga en las fronteras del discernimiento, con el objeto de deducir y encontrar las mejores respuestas.

Aunque no todo se reduce a la observación. Más allá del microscopio, devienen los esfuerzos por establecer las bases para definir un marco teórico. Etiquetando, clasificando y discriminando, las disciplinas formales abrieron el paso hacia nuevos horizontes.

Mendeléiev y su tabla periódica, constituyen un ejemplo del arte de tipificar. Hace más de un siglo, el brillante profesor de Química comprendió que podía organizar los elementos de acuerdo a sus pesos atómicos. La idea se transformó en realidad y la realidad, en herramienta. El resto es historia.

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *