Hilvanando recuerdos

Al atardecer, el paisaje se viste de otoño. Es un hecho. Doña brisa no se detendrá. Casi imperceptibles, sus movimientos insisten en bordar un manto. La alfombra de ocres, anaranjados y sepias susurra crujiente. En manos del niño, los juguetes del viento bosquejan universos paralelos.

Aunque utilizar hojas secas constituye apenas el comienzo. Hoy, una herramienta digital redobla la apuesta. Vamos a rendir tributo a momentos únicos. Tan sólo bastarán tres pasos: arrastramos las fotos, presionamos la varita mágica y guardamos con CTRL-S.

Sin embargo, las bondades de la extensión no finalizan aquí. La variedad de efectos permiten editar texto, agregar etiquetas, modificar el fondo, rotar, invertir, mezclar… y la lista sigue. Ciertamente, las posibilidades que brinda el recurso son infinitas. ¡Los invitamos a descubrirlas!

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.