Gramática y vocabulario: cuando las palabras sobran

La historia nos habla de una muchacha abnegada. De corazón humilde, nuestra doncella apenas descansaba. Una familia hostil e infinitos quehaceres domésticos sembraban su desdicha. Aunque el destino otros planes preparaba. Y fue el amor quien a la puerta llamó. Finalmente Cenicienta contestó y en princesa se transformó.

Esta vez, el hada madrina nos trae un recurso.  Junto a ella, vamos a practicar inglés. La idea es sencilla. Si al cuento de los hermanos Grimm, le quitamos algunas palabras y a las palabras, algunas letras, obtendremos una ejercitación perfecta. Tan sólo hará falta hacer clic. Mágico y deslumbrante, como un zapatito de cristal.

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.