Fuentes de Energía: un hábitat sustentable

Preservar el medio ambiente implica un compromiso. Es una promesa que supone modificar nuestra forma de ver el mundo.

Este cambio de perspectiva comienza en la Educación y luego se traduce con acciones concretas.

Si deseamos disminuir la polución, es necesario analizar y estudiar las causas que originan la contaminación ambiental. En otras palabras, “empaparnos” de la problemática.

Luego del proceso de comprensión, vendrá la etapa de reflexión. Será el momento de asumir cuál es nuestro rol, no sólo como docentes sino también como adultos responsables.

El siguiente escalón consistirá en generar hábitos de conducta adecuados. Participar con la acción, pero además dando el ejemplo.

Las Fuentes de Energía es un recurso didáctico que básicamente nos explica cómo se genera la energía. Sus contenidos están organizados siguiendo un enfoque amigable con la naturaleza.

La pantalla de bienvenida nos presenta:

  • Energías no renovables: Carbón, petróleo, gas natural y minerales radioactivos.
  • Ahorro energético: Consejos para ahorrar energía.
  • Energías renovables: Agua, viento, sol y biomasa.

Adicionalmente se incluyen infinidad de actividades y ejercitaciones sobre los conceptos trabajados:

  • Sopa de letras
  • Clasifica las palabras
  • Relacionar e identifcar
  • Crucigramas
  • Completar la frase
  • Memotest

Una interface visualmente atractiva, nos sorprende con fotografías, mapas conceptuales y animaciones, estas últimas sincronizadas con locuciones en off.

Para disfrutar al máximo la experiencia de correr la aplicación, les recomiendo visualizarla a pantalla completa, conectando un proyector y un buen equipo de audio. Si desean acceder en línea, recuerden tener la extensión de FlashPlayer actualizada. También pueden descargar su versión comprimida, de apenas 55 Mb.

El impacto ambiental, producto directo de la actividad humana, no sólo estará influenciado por el modo en que generamos la energía sino además por las decisiones que tomamos. Dejar abierto un grifo, olvidar la luz encendida y hasta el medio de transporte que decidimos utilizar. Son situaciones cotidianas aparentemente irrelevantes. Sin embargo desencadenan efectos a largo plazo, algunos de ellos irreversibles. Cada acto u omisión repercutirá globalmente, sin reparar en razas, credos o niveles socioeconómicos. Queda en nosotros concientizar a las nuevas generaciones: El desafío está planteado.

 

Carlos Balmaceda

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *