El mundo de las palabras

Desde lejos, la diversidad de voces resulta casi imperceptible. Y aunque los párrafos carecen de sentido, la prosa enumerativa insiste en respetar un orden alfabético. El océano de acepciones, también conocido como diccionario, indaga en los orígenes de la semántica.

Fuimos invitados a un día de pesca. Caña en mano, abrimos una página web y hacemos click sobre la simpática extensión. El algoritmo seleccionará cuatro términos al azar. Nuestra misión consiste en asociar los vocablos a sus definiciones.

Algunas frases del célebre Mark Twain nos servirán como ejemplo. Para este caso observamos: starved – nothing – respect – architect. En efecto, debemos hallar la relación entre las estrellitas naranjas y la palabra resaltada. Ahora les toca a ustedes. ¿Se animan a ejercitar? El desafío está planteado.

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *