Edición de textos: con el foco en los contenidos

Como un lienzo despojado de matices, la hoja en blanco reclama atención. Intacto, su níveo pudor nos habla de carencias. Le sobran espacios, abunda en conjeturas. Está sedienta de ideas, adolece de historias. En efecto, el papel está desnudo.

Quizás, el oficio de escribir consiste en vestir silencios. Sin embargo, las infames teorías no han logrado refutar una verdad concreta. Las distracciones representan una amenaza. El fantasma de la palabra no dicha se empeña en desatar los más duros inviernos.

Ciertamente, nuestra musa inspiradora adora la sencillez. Su inclinación hacia interfaces minimalistas revela en Calmly Writer un editor ideal.

Al maximizar la pantalla y minimizar la cinta de opciones, obtenemos una flor. Por dentro, el capullo anida las funcionalidades necesarias para abrir, modificar, guardar e imprimir textos. Asimismo podemos configurar el tipo/tamaño de fuente, alterar el esquema de colores, insertar imágenes y habilitar un modo orientado a usuarios disléxicos.

La versión en línea del procesador no requiere instalación y es compatible con los formatos más conocidos, incluyendo docx, txt y html.

Cuando la belleza implica simplicidad, Calmly Writer impacta con un editor compacto, austero y confiable. Los invitamos a descubrirlo.

Carlos Balmaceda

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *