Descubriendo Argentina: Aventura Tecnológica en Primer Grado

En el aula de primer grado de la Escuela Municipal Emma Perez Ferreira la tecnología se convierte en una herramienta mágica para hacer que el aprendizaje sea emocionante y significativo.


Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son esenciales en la educación, pero su uso puede ser complicado para los/as mas pequeños/as. La Pizarra Digital Interactiva (PDI) surge como una solución, permitiendo una interacción más fácil y enriquecedora con la tecnología en el aula, mejorando así el proceso de aprendizaje.

Los estudiantes trabajaron en Ted, utilizando recursos tecnológicos que acompañaron de una manera lúdica el tema planificado con la maestra. La clase ha sido una aventura divertida y educativa.

Los niños y niñas aprendieron sobre las regiones del país. La pizarra digital, se convirtió en una ventana gigante al mundo, investigaron buscando mapas y características de las regiones. Estaban fascinados al ver cómo podían interactuar con el mapa y moverse por él con solo tocar la pantalla.

Después, niñas y niños tuvieron la oportunidad de ser creativos/as. Usaron la PDI para dibujar lo que habían aprendido sobre cada región. Dibujaron la silueta de nuestro país e identificaron las Regiones Norte, Centro y Sur.

 

La introducción a la Programación y el Pensamiento Computacional en niños pequeños se realiza mediante el uso de «robots de suelo». Estos robots son herramientas lúdicas que capturan la atención de los niños y fomentan el aprendizaje a través del juego y la experimentación. Son especialmente útiles porque permiten a los niños, que aún no saben leer ni escribir en su mayoría, familiarizarse con conceptos básicos de robótica y programación. Estos primeros pasos les proporcionan una base sólida para explorar temas más avanzados en edades posteriores.

Luego de la actividad con la PDI, llegó el momento de trabajar con BlueBot. Se les presentó a este amigable robot que estaba listo para explorar las regiones junto con ellos.

Habiendo programado con las flechitas a BlueBot para que viajara por el mapa, los estudiantes lo siguieron con entusiasmo mientras iba de Norte a Sur siguiendo las instrucciones dadas por el compañero/a quien indicaba a qué región debía dirigirse.

 

Finalmente, llegó el momento de compartir lo que habían aprendido. Niños y niñas presentaron sus dibujos y compartieron sus experiencias de aprendizaje. Estaban emocionados de mostrar todo lo que habían descubierto sobre las regiones del país.

En esta clase, la tecnología no solo fue una herramienta, sino una compañera de aprendizaje que les permitió a los niños explorar, crear y compartir conocimientos de una manera emocionante y significativa. Fue un día inolvidable donde la magia de la tecnología se unió al asombro del descubrimiento en el aula de primer grado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *