Los Derechos del Niño: juegos interactivos y cuentos para reflexionar

Un lugar único

Su construcción finalizó hace más de sesenta años. Hoy en día, emerge como un tótem, modelando el paisaje cosmopolita de Nueva York.

Los trazos vanguardistas conservan un estilo sofisticado y por momentos, ecléctico. La icónica edificación no hace más que reflejar el sello inconfundible de Niemeyer y Le Corbusier.

El edificio de las Naciones Unidas conmueve. Salones inmensos, paredes de cristal y larguísimas escalinatas. Es imponente por donde se lo observe.

Aquí se reunió la Asamblea General de las Naciones Unidas para firmar la Convención sobre los Derechos del Niño.

En 1989, estados de todo el mundo se pronunciaron a favor de la infancia.

El documento enuncia en 54 artículos una idea sencilla: los niños primero.

Islas, faros y tesoros

Desde la visión de un adulto alfabetizado, la asimilación de valores universales tales como la libertad, la fraternidad o la igualdad resulta un proceso sencillo.

Si deseamos transmitir los mismos conceptos a un público infantil, la tarea se hace más compleja. Justamente, porque el nivel de abstracción necesario para asimilarlos, frecuentemente supera el grado de maduración cognitiva.

Sin embargo, la batalla no está perdida. Y son las Tecnologías de la Información, las que vuelven a abrir senderos maravillosos.

La isla de los derechos ” demuestra que es posible generar un espacio didáctico sobre fronteras sensibles del conocimiento: aquellas que están asociadas a la formación en valores.

Integrando este enfoque, el recurso nos permite recorrer una aventura interactiva.

Sobre la base de relatos cortos y personajes animados, aprendemos pero además reflexionamos.

Cada historia se corresponde con un derecho.

La pantalla de bienvenida presenta cuatro opciones generales:

  • El mapa. La línea punteada describe un trayecto de diez estaciones. Cada derecho es un tesoro que adopta la forma de un cuento breve. Podremos leerlo, verlo y escucharlo.                                                                                                
  • Los juegos. Una variedad de opciones, todas ellas divertidísimas. Buscamos las diferencias, controlamos al pac-man o escapamos del laberinto. Entre otras áreas temáticas se abarca la lucha contra el tabaquismo, los riesgos del consumo de alcohol y los beneficios de acceder a una alimentación saludable.

  • El faro. Múltiples enfoques de los derechos del niño: una pequeña reseña histórica, un cómic animado, el texto original de UNICEF y una versión adaptada para los más pequeños.
  • S.O.S. Tips de seguridad en la red, repaso de las normas de tránsito y hasta algunos consejos que ofrece Cruz Roja. Son videos sencillos y sumamente explicativos.

Asimismo, la sección de links contiene infinidad de enlaces de interés, enriqueciendo aún más las ideas trabajadas. La extensa lista consiste en una paleta de actividades, desarrollando aspectos relacionados con las artes audiovisuales, la música, la ecología y la literatura.

¿Y el barquito?

Una y otra vez, el barquito no cesa de pasar. Lo vemos escurridizo, bordeando las playas soleadas del menú principal. Su estela humeante nos llevará hacia Ararteko, el ombudsman del País Vasco.

Análogamente y al otro lado del Atlántico, la Defensoría del Pueblo de Vicente López, constituye el organismo municipal que vela por nuestros derechos.

Orientada hacia alumnos cursando el Segundo Ciclo, “La isla de los derechos ” los espera con una propuesta completa y novedosa.

¡Los invito a descubrirla!

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube