De la mano de Pi, descubrimos el cuerpo humano

Con música propia

Se pronuncia “Pi ” y forma parte del alfabeto griego. Su grafía se esconde en los libros de geometría e interviene en muchísimas fórmulas matemáticas.

La letra π simboliza el resultado de un cociente. Si dividimos el perímetro de un círculo por su diámetro, obtendremos una constante: 3,14.

Aunque esta cifra dista de ser sencilla. Su complejidad oculta más decimales de los que aparenta.

Los dígitos detrás de la coma son tantos, que no alcanzamos a calcularlos. De hecho son infinitos, porque Pi es un número irracional.

Muchas han sido las interpretaciones de Pi. Tantas, que algunos incluso se animaron a preguntar:

¿Existe una relación entre el número Pi y las notas del pentagrama?

Curiosamente, la respuesta descansa sobre las teclas del piano.

Los invito a disfrutar de esta fabulosa melodía, mientras recorremos más de 900 posiciones decimales.

 

Marcianitos informáticos

Les presento a Pi, nuestro simpático anfitrión. Subiremos a su nave espacial, para “conocer el cuerpo humano”.

El menú principal toma la forma de una consola. Tres enormes botones nos brindarán acceso a los contenidos teóricos.

Las áreas trabajadas alternan con ejercitaciones interactivas. Tenemos:

  • Partes del cuerpo. Codo / Ombligo / Rodilla / Brazo / Hombro / Oreja / Mano / Mejilla / Pecho / Pie / Pierna / Muslo.
  • Los sentidos. Olfato / Tacto / Vista / Oído / Gusto.
  • Aparatos y sistemas. Locomotor / Circulatorio / Respiratorio / Digestivo / Urinario / Nervioso / Reproductor.

Los juegos de arrastre se enmarcan en infografías precisas. Asimismo, las actividades propuestas son autoevaluadas. Tan sólo deberemos prestar atención a las indicaciones de Pi.

Las locuciones, sumadas a los gráficos animados y los efectos visuales aportan una cuota de frescura.

Sin duda, el recurso les resultará atractivo y sumamente didáctico.

La herramienta -alojada en el portal de JCyL– se orienta hacia alumnos cursando el Segundo Ciclo.

 

Un día muy especial

El 14 de Marzo fue declarado como el “Día de Pi ”. La ocurrencia extravagante es fruto de Larry Shaw, un físico residente en la ciudad de San Francisco.

 

El motivo de la celebración guarda correspondencia directa con la fecha que asocia al mes (3) con el día (14). Incluso existe un monumento que le rinde homenaje, como ocurre en la localidad de Cúcuta, Colombia.

De uno u otro modo, estas ideas no parecen tan descabelladas.

Hasta aquí, una breve reseña. Ahora es la música quien vuelve a tomar la palabra…

¡Vamos! ¿Se animan a escuchar a Pi?

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube