Creando arte: un graficador diferente

En la década del 90 las computadoras funcionaban como sistemas cerrados. Las facilidades que ofrecían al usuario descansaban en dos aristas: la potencia del hardware y la variedad de los programas instalados.

El acceso a internet no era algo común y si alcanzábamos “la dicha” de establecer una conexión, perderíamos la paciencia a los cinco minutos: los datos viajaban a velocidades tan bajas, que apenas nos permitían recibir el correo o leer las noticias. Durante aquellos años, nadie hubiese imaginado que las aplicaciones en línea se transformarían en una alternativa factible.

Sin embargo, el progreso tecnológico decidió redoblar la apuesta. Los enlaces de banda ancha continuaron elevando las tasas de transferencia. Bajo este escenario, fuimos delegando en equipos remotos la asombrosa capacidad de almacenar y procesar grandes volúmenes de información.

Justo allí, donde el software enlatado comenzaba a hacer agua, SumoPaint desembarcó victorioso.

El graficador -alojado en la nube- nació en el 2008 y hoy en día cuenta con más de 30 millones de entusiastas.

La versión gratuita ofrece infinidad de herramientas. Algunas de ellas incluyen una diversidad de pinceles, formas, texturas, plantillas y filtros, conjuntamente con la posibilidad de trabajar en capas. Podremos además regular la intensidad del trazo, el matiz del color, el nivel de opacidad y el patrón de relleno.

Asimismo, el recurso les permitirá abrir y guardar las imágenes desde o hacia el editor. Navegar por el menú desplegable resulta una experiencia llevadera. La interface es sumamente precisa e intuitiva. En particular, los cuadros de diálogo aportan infinidad de parámetros configurables.

En primer lugar les aconsejamos habilitar el plugin de Flash, componente imprescindible para disfrutar de SumoPaint. Luego de generar una cuenta nueva, iniciamos sesión y seleccionamos el idioma. ¡Listo!

Ahora les toca a ustedes. ¡Vamos! Anímense a experimentar, a explorar y a descubrir al artista que todos llevamos dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *