Contenidos vs. publicidad: el desafío de navegar

Papel glasé, punzón y cola vinílica. Punto tras punto, el paisaje otoñal va adquiriendo forma. Si bien las nubes en algodón son necesarias, nuestro amigo Febo merece algo más que una silueta de crayón. Debemos aplicar un toque diferente, un detalle que demuestre esmero.

Sin embargo, la búsqueda de técnicas grafo-plásticas resultaría tediosa. Una y otra vez, volveríamos a perdernos tras un laberinto de enlaces. Pañales anatómicos, cremas milagrosas y relatos de madres empoderadas terminarían por agotar nuestra paciencia.

Hoy la consigna es evidente: eliminar el contenido invasivo. Aunque en realidad, vamos a ocultarlo.

Nos desplazamos hacia el elemento irrelevante y hacemos click derecho. Al seleccionar Hide That! los resultados serán instantáneos. Ciertamente, la extensión de Chrome se lleva todos los aplausos. ¿No les parece?

Carlos Balmaceda

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *