Codificar: una aventura perfecta

AOC. Rompecabezas de programación que estimulan el pensamiento estructurado.


Navidad. Un trineo avanza bajo el cielo estrellado. Una vez más, el señor de cabellera blanca abraza la noble tarea. Valeroso, sujeta las riendas con fuerza. Al remontar las nubes, va encendiendo sonrisas.

Esta vez, Santa Claus necesita ayuda. Tras superar montañas y desiertos, se aproxima a Qatar. Los pedidos que le enviaron desde los rascacielos merecen pronta respuesta. Aunque nuestro querido barrigón no logra dar con el piso correcto. Las instrucciones están encriptadas y por cierto, le resultan confusas.

La enigmática cartita sigue dos reglas muy sencillas. Comenzamos en la planta baja o «nivel cero». Un paréntesis que se abre indica subir un piso; un paréntesis que se cierra, bajar otro. Por ejemplo:

  • (())  y  ()()  ambos conducen al piso 0.
  • (((  y  (()(()(  ambos conducen el piso  3.
  •  ))(((((  también conducen al piso 3.
  •  ())  y  ))(  ambos conducen al piso -1 (primer subsuelo).
  •  )))  y  )())())  ambos conducen al piso -3 (tercer subsuelo).

Algunas destrezas en programación nos permitirán hallar la solución. El acertijo forma parte de un certamen anual, impulsado por el entusiasta Eric Wastl. La inscripción no requiere conocimientos avanzados, tampoco hará falta hardware potente. De hecho, podemos utilizar el lenguaje que más nos guste.

Sólo resta iniciar sesión en Google y emprender los desafíos. Un arbolito lleno de regalos nos espera.

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *