Aprendizaje creativo: un graficador diferente

Juguete de la infancia

Sobre mi retina, las formas se suceden una tras otra. Piedritas de colores, otrora elegantes botellas de vino espumante, ensayan coreografías atemporales. La danza no hace más que anticipar un inminente estallido de color.

Orquídeas, diamantes o arañitas, las siluetas van asumiendo múltiples interpretaciones. Justo allí, donde la imaginación dice “presente”, la confusión de lo subjetivo adquiere contornos palpables, perfectamente definidos.

Atónito, continúo girando el caleidoscopio. Y no puedo dejar de hacerlo. El espectáculo sin final me resulta una experiencia  atrapante.

 

Dibujando lo imposible

Años atrás, nunca hubiese imaginado que una aplicación me permitiría trazar simetrías tan complejas.

Algunos las denoniman “mandalas ”, aunque en mi opinión, estos dibujos laberínticos se asemejan más bien a las flores. Y son flores muy bonitas, por cierto.

Recién acabo de confeccionar una. La figura de la derecha, tan sólo me llevó cinco minutos.

Les presento a Myoats. Frente a nosotros tenemos algo más que un graficador. La pregunta es ineludible, ¿cómo lo definimos?    Me animo a describirlo así:    Myoats es un generador de arte.

Su interface combina la intuición con el aspecto lúdico. Hacemos click aquí y allá. Cambiamos el tipo de pincel, buscamos los tonos adecuados y hasta configuramos la cantidad de lados reflexivos (de 0 a 8). El resto será pura diversión.

Si nos registramos podremos guardar y descargar nuestras obras. Iniciar sesión implicará incluso la posibilidad de compartirlas en las redes sociales.

Su creador, Wunmi Atewologun, es licenciado en Bellas Artes. Egresó de la Universidad de Siracusa (NY) y se especializó en diseño de producto.

Impulsado por Myoats, Wunmi nos abre las puertas hacia un mundo de creatividad.  ¡Vamos! Los invito a descubrir al niño que todos llevamos dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *