Aprender: una travesía fascinante

Brillando en la eternidad, su mirada continúa destilando frescura. Y aunque pasaron más de tres siglos, ella nunca envejeció. Audaz e intrépida, desafió el avance del tiempo para revelar el talento de un hombre. Corría 1665. Por aquel entonces el pincel cobraba vida y los trazos describían coreografías perfectas. Luces y sombras hablaban por sí mismas. La Joven de la Perla conmueve.

A lo largo de su existencia, Johannes Vermeer concretó 36 cuadros. Las obras están distribuidas en 18 museos, de 7 países. Hoy, el equipo de Google nos invita a disfrutar la serie completa. El paseo virtual forma parte de un proyecto a gran escala. Arte y Cultura estrechan sus manos en un recorrido único. Podremos visitar galerías, conocer lugares históricos y realizar actividades interactivas.

Aunque esta reseña es apenas el comienzo. De hecho, no alcanza a delinear las bondades de una experiencia maravillosa. Esa ventana al mundo está abierta y nos invita a explorar, descubrir y soñar.

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.