Caso resuelto: el misterio de las reglas ortográficas.

Carreras dispares.

Frecuentemente, nuestros estudios formales no guardan relación directa con nuestra actividad cotidiana.

La dinámica del mercado laboral, sumada al marco coyuntural de las sociedades, definen una constante: vocación y trabajo transitan caminos paralelos.

Carlos Bilardo, el exitoso director técnico, se recibió de médico en la Universidad de Buenos Aires. De manera análoga, un robusto Felipe Contepomi -más bien conocido por sus destrezas en el rugby- finalizó sus estudios de medicina en Irlanda.

Nos alejamos del deporte para mencionar a otra personalidad célebre. Presidente y cirujano chileno,            el doctor Salvador Allende refleja otro ejemplo de “carreras dispares”.

Sir Arthur Conan Doile tampoco ha logrado escapar a esta suerte.

Como oftalmólogo de la época victoriana, recibía muy pocos pacientes. Con ingresos tan magros, apenas lograba pagar las cuentas.

Su habilidad literaria sumada al tiempo libre, encendieron la musa. Así, fue adquiriendo el impulso necesario para escribir novelas fabulosas.

Frustación o casualidad del destino, lo cierto es que Sherlock Holmes comenzó a deleitarnos con sus casos imposibles e intrincados razonamientos deductivos.                                                El resto es historia.

 

Elemental, querido Watson.

Hoy ayudaremos al detective más famoso. Aunque esta vez no encontraremos policías ni ladrones. Muy por el contrario, los enigmas se ocultan en los Juegos de Ortografía.

Los invito a acompañar a Holmes. Nos esperan aventuras fantásticas. Entre lupas y pisadas, iremos repasando:

  • Utilización correcta de los signos de puntuación.
  • Uso del idioma español (semántica).
  • Palabras agudas, llanas y esdrújulas.
  • Empleo de la tilde diacrítica.
  • Diptongos, triptongos e hiatos.
  • Palabras que suenan igual y se escriben distinto (homófonas)
  • Identificación de los términos “¡ay!” y “ahí”.
  • Análisis de las formas “sino” y “si no”.
  • Cuándo escribir “por qué”, “por que”, “porque” o “porqué”.
  • Palabras foráneas aceptadas y no aceptadas (RAE).

En líneas generales, las ejercitaciones incluyen:

  • Seleccionar la respuesta correcta.
  • Verdadero / falso.
  • Completar la palabra que falta.
  • Dividir en sílabas.

Las actividades son autoevaluadas, simplemente debemos hacer click sobre la opción celeste “comprobar ”. Sobre el ángulo inferior derecho, un acumulador nos irá informando la cantidad de aciertos y errores. Y si aún tenemos dudas, podremos consultar la sección “saber más ”. El botoncito verde nos brindará una completísima sinopsis teórica.

Desde una interface sencilla y divertida, Juegos de Ortografía supera el doble desafío de enseñar jugando. La propuesta, pensada para alumnos del Nivel Primario, se encuentra disponible en el portal educativo de JCyL.

Pero hasta aquí llegarán mis pasos. ¡Vamos! Ahora les toca a ustedes. Recuerden seguir las pistas. El secreto está en la concentración.

¿Se animan a develar los misterios de la lengua castellana?

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube