10 de junio: Día nacional del Desarrollo Científico y Tecnológico Espacial

Día nacional del desarrollo científico y tecnológico espacial, en homenaje al lanzamiento del Satélite Argentino SAC-D Aquarius, realizado el 10 de junio de 2011.

En el año 2002 científicos argentinos y norteamericanos coincidieron en señalar la importancia de medir la salinidad de los océanos con el fin de obtener información sobre el fenómeno del cambio climático.

Frente a este desafío expertos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, según sus siglas en inglés) crearon un grupo científico común para desarrollar un satélite que obtendría información desde el espacio.

 

Dicho satélite se construyó en la empresa estatal rionegrina Invap, en Bariloche, y se denominó SAC-D Aquarius.

El satélite argentino se lanzó al espacio el 10 de junio de 2011, desde la base Vanderberg de la Fuerza Aérea norteamericana en Lompoc, California. Llevó a bordo ocho instrumentos con los que se obtendrían datos sobre el mar y la Tierra. En pocas palabras, este satélite constituye un observatorio espacial para el océano, el clima y el medioambiente que combina diferentes tecnologías para la observación de la Tierra.

Se trata del cuarto satélite construido en nuestro país y el de mayor complejidad. Para su construcción y equipamiento la CONAE recibió financiamiento del Estado Nacional y de la NASA. Por su parte, el Ministerio de Ciencia, a través de la Secretaría de Articulación Científica y Tecnológica, otorgó financiamiento para la elaboración de 15 proyectos de investigación que se realizarán en nuestro país con los datos que provea el satélite.

SAC-D Aquarius en números

Pesa 1.400 kilogramos.
Tiene 2,7 metros de diámetro.
Su largo es de 7 metros.
Tiene una potencia 1443 watts.
Dará 14 vueltas alrededor de la tierra por día.

Trabajaron en su desarrollo cerca de 200 científicos

La información que recolectará sobre el territorio argentino permitirá generar alertas tempranas de incendios e inundaciones, a partir de datos de humedad de suelo y detección de focos de alta temperatura, entre otros parámetros.

Desde el espacio el SAC-D Aquarius estudiará cómo el océano responde a los efectos combinados de la evaporación, precipitación, el derretimiento del hielo y el escurrimiento de ríos en la temporada y entre las estaciones así como su impacto en la distribución global tanto como la disponibilidad mundial de agua dulce.

El satélite registrará las variaciones de salinidad que modifican la interacción entre la circulación oceánica y el ciclo global del agua, que a su vez afecta la capacidad del océano de almacenar y transportar el calor y regular el clima de la Tierra. Con la obtención de estos datos en forma global el SAC-D Aquarius brindará a la comunidad científica un aporte sin precedentes para la elaboración de modelos climáticos a largo plazo.

Entre sus objetivos se destaca también el de estimar parámetros atmosféricos, conocer la distribución de deshechos espaciales y micrometeoritos que rodean la Tierra.

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube