Narrativa infantil: Leemos, escuchamos y aprendemos.

Asoman los recuerdos… Siendo pequeños, las maestras nos leían pacientemente cuentos de hadas, duendes y princesas. Fascinados, escuchábamos relatos como Caperucita, Blancanieves o Cenicienta. Aquellos libros eran mágicos tesoros por descubrir.

Hoy en día, la generación de los nativos digitales plantea un nuevo desafío: Volver a las fuentes.

Esta es sin duda una empresa ambiciosa, aunque ciertamente necesaria. Desde el ámbito pedagógico, un camino posible propone utilizar la tecnología como punto de partida.

Cuentos x contar nos invita a recorrer esa senda, de la mano de Darío, nuestro querido escritor. También nos esperan las coloridas ilustraciones de su hija Sofía y las locuciones de Ana, una cálida narradora.

La pantalla de bienvenida presenta cinco historias breves:

  • Isaías y el reloj.
  • Diente de leche.
  • Blanca y radiante.
  • Jacinto y la pelota.
  • El cuento del cuco.

Simple pero a la vez bella, su interfaz descansa sobre un collage en tonos pastel. Los dibujos, las guardas decorativas e incluso las tipografías, respetan una estética delicada, acompañando los contenidos, sin interferir. La idea está muy bien lograda: Respetar al lector, invitándolo a quedarse.

Así, enhebrando historias colmadas de ternura, vamos conociendo a sus personajes: Polito, El Ratón Pérez, La Luna, El Cuco, Diente de Leche.

En Cuentos x contar no sólo encontraremos a nuevos amigos, también aprenderemos vocabulario. Un glosario en línea explicará el significado de las palabritas que no conocemos.

Sin embargo, el recurso no agota aquí sus posibilidades. Además de leer o escuchar los cuentos, podremos imprimirlos, cambiar el tamaño de la letra e incluso descargar imágenes para colorear. Y aún más. Por cada relato, tendremos un espacio dedicado a votar el personaje favorito.

Es evidente, Cuentos x contar incentiva el hábito por la lectura sin perder de vista al niño que todos llevamos dentro.

Sus autores han comprendido que la imaginación no tiene fronteras. Su creatividad, tampoco.

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube