Cerebro de robot, corazón de niño: trabajamos con operadores lógicos

Les presento a TO+34, un autómata de última generación. Sus circuitos integrados de titanio, funcionan a la velocidad de la luz. Sin embargo, desde ayer nuestro amigo permanece en silencio. No desea caminar y sus lucecitas amarillas han dejado de parpadear. Un cortocircuito en el cerebro lo tiene a maltraer. Y sólo nosotros podremos devolverle la sonrisa.

Bienvenidos a Robot Repair.  En este taller especializado, comenzaremos a trabajar con operadores lógicos. “Tomás” posee un sistema nervioso geométrico. En otras palabras, su estructura es básicamente un cuadrado: cuatro neuronas unidas entre sí por cuatro cables de colores.

Para llegar a una solución, debemos seguir las instrucciones del fabricante y resolver un rompecabezas. Apagando o encendiendo las neuronas, encontraremos la combinación correcta de cables.

La premisa de Robot Repair se enfoca en comprender las nociones básicas sobre álgebra booleana, sin perder de vista un sentido lúdico. Sus lecciones no solamente guardan una secuencia didáctica, sino que además están explicadas al detalle.

Pero darle vida a “Tomás”, es apenas el primer desafío. La lista de androides descompuestos es larga.

Modelos como KCHO25 y PP37 serán los siguientes en pasar por nuestras manos expertas.

Una interface atractiva y la posibilidad de visualizar el recurso en pantalla completa, terminan de dar forma a una herramienta sumamente valiosa.

El recurso es gentileza de ThinkFun, un emprendimiento familiar que lleva más de treinta años aportando ideas en el área de la recreación educativa.

Ofreciendo un total de veinte ejercicios, Robot Repair redefine la idea de aprender jugando y nos invita a recordar al niño que todos llevamos dentro.

Carlos Balmaceda

Carlos Balmaceda

Editor de contenidos | Analista de Sistemas (Univ. Arg. J.F.K.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *