Descubriendo los sonidos de la selva, nos ejercitamos en Lengua.

“¡Ring!” Anunciando su llegada, el cartero llama a la puerta. Y nuestro consentido cachorro lo recibe al ritmo de dos “¡Guau!”. 

Simpáticas pero necesarias, las onomatopeyas nos permiten expresar sonidos que no poseen una transcripción clara en el lenguaje escrito.

La llamada de la selva es un recurso educativo con un enfoque peculiar. Su didáctica acerca de la lengua castellana, toma como base un escenario natural: Los animales y su entorno.

Estructurada en seis secciones, la aplicación nos sorprende con una mirada fresca y de por sí, sumamente motivadora:

  • ¡Grrrr! Onomatopeyas, verbos y nombres de los sonidos de los animales.
  • En manada: El nombre propio, el común y el colectivo. El género.
  • El nido: La familia léxica y el campo semántico. Relaciones semánticas. Polisemia. Sinonimia. Antonimia.

  • Lágrimas de cocodrilo: Frases hechas. Refranes. Locuciones. Metáforas. Comparaciones.
  • Los libros de la selva: Los textos. En verso. En prosa. Literarios. Informativos. Fábulas y cuentos. Taller de literatura.
  • Juegos: Laberintos. Rompecabezas. Simon. Ta-Te-Ti. Juego de la oca.

Provista de una interfaz colorida e interactiva, La llamada de la selva nos invita a recorrer senderos colmados de sorpresas y sonidos.

A medida que avanzamos, “El búho” nos sorprenderá con datos curiosos acerca de la naturaleza.

Así, casi sin darnos cuenta, iremos integrando contenidos de Ciencias Naturales con la currícula de Lengua.

Además de la teoría, no faltarán los ejemplos, las pruebas autoevaluadas, un diccionario y una extensa propuesta de actividades.

Finalmente, una guía para el docente y otra para el alumno, terminan de completar una herramienta muy valiosa. Se las recomiendo.

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube